Todos están esperando la bomba sucia

Boris Rozhin, Experto del Centro de Periodismo Militar-Político

Cada vez hay más señales sobre la posibilidad de una provocación al estilo de los Cascos Blancos en Ucrania, solo que esta vez los directores no están planeando una falsa «arma química de Assad», sino una «bomba sucia», que se está creando para simular un «ataque nuclear ruso a Ucrania” con el objetivo de acusar posteriormente a Rusia de utilizar armas nucleares.

Como se sabe por los datos del Ministerio de Defensa de Rusia, publicados tras la liberación de la central nuclear de Zaporozhye, en Ucrania ya se estaba trabajando para crear una bomba nuclear improvisada, al mismo tiempo, la pandilla de Zelenski, incluso antes del inicio de la operación especial en Ucrania, no ocultaba que querían obtener acceso a las armas nucleares, sobre lo cual el propio Zelenski habló abiertamente. Ahora, el mismo Zelenski está recitando las narrativas de sus amos, expresando varias amenazas contra Rusia “si usa armas nucleares en Ucrania”. De esta manera, a los consumidores de la propaganda occidental se les alimenta con la narrativa de que “es Rusia la que definitivamente será la primera en usar armas nucleares”, a lo que “Occidente debe responder”. Es así como se crea un mecanismo de provocación nuclear, donde la pandilla de Zelenski es solo una herramienta prescindible, al igual que la propia Ucrania.

La posición de Rusia, que afirma que no utilizará armas nucleares para eludir su doctrina nuclear, es deliberadamente desautorizada, al igual que se desautorizó la información de la OPAQ sobre la ausencia de armas químicas de Assad. Los directores de tales escenarios no se preocupan demasiado por los hechos, contando con el control de los principales medios de comunicación para proporcionar el dominio informativo necesario para asegurar la opinión pública después de la provocación con la «bomba sucia».

Por supuesto, el botón para activar tal escenario no está en Kiev, sino en Washington y Londres. Por lo tanto, si se detona una «bomba sucia» en Ucrania, es necesario comprender claramente quién abrió esta puerta y quién, muy probablemente, ayudó a crearla y prepararla para su uso. Las advertencias actuales del Ministerio de Defensa de Rusia y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia con respecto a las amenazas de provocación nuclear obviamente tienen como objetivo frustrar tales planes, al igual que numerosas advertencias de estos departamentos hicieron posible frustrar al menos una parte de las provocaciones usando armas químicas en Siria.

Codehcom

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *