Salta: La Salud de la Niñez Wichi

Foto: Adriana Gerez

En la semana que pasó murieron dos niños wichí. Originarios del pueblo wichí, quienes posee derechos colectivos y territoriales como parte de ese pueblo. Las causas atribuibles desde la biomedicina o del sistema público de salud de la provincia de Salta es la “malnutrición”.

por Adriana Gerez, Trabajadora Social.

Diaguita Calchaquí.Tejido de Profesionales Indígenas.


La Subsecretaria de Medicina Social de Salta, Gabriela Dorigato – no tuvo empacho en proponer que las niñas/os de las comunidades originarias que presenten cuadros clínicos similares sean internadxs/hospitalizadxs – suponemos que a modo de prevención de muertes evitables- sin consentimiento de las familias. Existe un marco normativo vigente respecto al consentimiento para la niñez en Argentina. La ley 26061 lo establece. Se ha profundizado más con la ley nacional Nro. 24.701 que ratificó el Convención 169 OIT (Organización Internacional del Trabajo) desde hace más de 10 años en nuestro país que refiere al consentimiento de los pueblos originarios, por si acaso hubiera alguna funcionaria – que no funciona – que no se anotició.

Entendemos que la médica prejuzga/supone una escasa capacidad de proteger a lxs niñex  por parte de las familias wichí. Ciertamente lo hace desde su posición de mujer blanca, formada en la academia eurocentrada, privilegiada, salteña con trabajo, que no solo no tiene empatía con el pueblo wichí sino que lo supone inferior. ¿Estaremos asistiendo a un patrón de funcionario/a  salteño/a? o ¿estamos en presencia de un re excepción en las prácticas institucionales salteñas, jujeñas, formoseñas, catamarqueñas, etc que tienen montañas de prejuicios en su práctica profesional/institucional?

La provincia de Salta ha sancionado en diciembre de 2016 la ley Nro. 7970 de Protección de derechos de niñas, niños y adolescentes en concordancia con la ley Nacional 26061 y la normativa internacional al respecto. A partir de ello ha creado diferentes autoridades de aplicación en las instancias provincial, regional y municipal. Según rezan los textos de las leyes, la autoridad de aplicación provincial tiene la obligación de colaborar en políticas que garanticen los derechos de la niñez. Las niñeces indígenas también. Las marrones, las de los pelos desteñidos de malnutrición, las del desmonte, las de un cuarto de vaso de agua por día, la de 15 kilómetros de camino para llegar a un balde de agua, la del viento norte con más de 40 grados de calor.

Las leyes nacionales se pretende “universales” y aplicables federalmente. Ellas son un mínimo estándar de garantías para todas las familias. En el caso del mundo de los pueblos originarios tienen una especificidad: son parte de un derecho mayor, un derecho de origen, el derecho a una lengua y a un territorio. El desafío para quienes gobiernan en sociedades plurilingües – más de siete (7) lenguas indígenas y catorce (14) pueblos originarios – y pluriétnicas es gobernar para todos, todas y todes.

Salta es la versión del neoliberalismo multicultural más espantoso: gobiernan blancos para blancos, rodeados de indixs que miran con la ñata frente al vidrio si ellxs entrarán en la categoría: salteñxs para la fotografía de Salta La Linda.

Toda la comunidad afectada por algún grado de malnutrición no tiene que ver con el abandono o que la familia no cuida a sus hijxs. La razón de la mal nutrición es el desmonte, la falta de acceso al agua, el alambrado de los terratenientes que obturaron la caza y la pesca, el cambio en el modo de vida. Quiere decir que la determinación social del proceso salud-enfermedad y atención obedece a causas ambientales y causas históricas que es la desterritorializacion de los pueblos originarios. La contaminación de los ríos, el derecho de propiedad privada para los latifundistas, el desmonte es la causa de los determinantes sociales de la salud. Es el capitalismo de periferia que padecemos los pueblos originarios[1].  

Para mitigar la causa de la determinación social de la salud, la gestión salteña – funcionaria que no funciona – es conseguir suplementos dietarios artificiales. Previendo así, posible causa judicial. De este modo, la Corte Suprema de Justicia mirará los datos que percentilan la niñez indígena y hará como que los informes nutricionales dan bien. Cambiaron arroz y fideos por suplemento dietario.

El marco de protección de derechos de la infancia enfatiza la necesidad de dar participación a las niñas, niños y adolescentes y sus familias al momento de tomar decisiones que afecten su vida. El art 14 de la ley 26601 obliga a la autoridad de aplicación a entrevistarlxs a ellxs y a sus familias. El contexto plurilingüe y pluriétnico de Salta insta a los efectores de la ley a adecuarse a su contexto sociocultural y lingüístico.

¿Existen intérpretes plurilingües que le faciliten a la funcionaria (que no funciona) la entrevista a la niñez indígena con pertinencia cultural y adecuación sociolingüística? O ¿el lenguaraz que tiene pensado traer la doña is a good speaker of english?


Liliana Urruti

Liliana M. Urruti Comunicadora Social Escritora Guionista Periodista de la Agencia Paco Urondo Integrante de CODEHCOM (Colectivo por el Derecho Humano a la comunicación) Coord. de prensa y comunicación del Consejo Consultivo de la Discapacidad Comunicadora en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *