El Congreso de EUA recomienda la separación estructural de los gigantes tecnológicos

El Subcomité Antimonopolio del Comité Judicial de la Cámara de Representantes de Estados Unidos presentó su informe de recomendaciones sobre competencia en los mercados digitales a partir del análisis del comportamiento de Facebook, Google, Amazon y Apple. Ana Bizberge, editora de contenidos de Observacom, repasa en esta nota las principales definiciones del documento de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos de América (EUA).

El documento de 449 páginas sostiene que Amazon, Apple, Facebook y Google operan en base a una «cuasi regulación privada que no rinde cuentas a nadie más que a ellos mismos» y recomienda promover la competencia en la economía digital a través de la separación estructural y la prohibición para plataformas dominantes de operar en líneas de negocios adyacentes, así como prohibirles futuras fusiones y adquisiciones. Asimismo, propone establecer criterios de no discriminación para productos y servicios similares, exigirles interoperabilidad y portabilidad de datos, así como promover puertos seguros para editores con la finalidad de garantizar la libertad de prensa.

Los presidentes del Comité Judicial, Jerrold Nadler, y del subcomité antimonopolio, David Cicilline, dijeron en un comunicado conjunto que las empresas tecnológicas «poseen un poder de mercado significativo sobre grandes sectores» de la economía del país, y que todas han «explotado su poder de mercado de manera anticompetitiva».

El informe del Subcomité es resultado de un largo proceso de investigación iniciado en 2019, como iniciativa bipartidista en el Congreso, que buscaba determinar si las firmas dominantes realizan prácticas anticompetitivas y evaluar si la normativa antimonopolio existente era suficiente para abordarlo.

Como resultado de esa investigación, el documento recomienda actualizar las leyes antimonopolio y reactivar su aplicación mediante la supervisión del Congreso y el fortalecimiento de las agencias federales para que puedan aplicar sanciones civiles y otras medidas frente a prácticas de competencia desleal.

En este sentido, el informe enfatiza en que la Comisión Federal de Comercio se involucre en la recolección regular de datos sobre concentración, el mejoramiento de la transparencia pública y los mecanismos de rendición de cuentas de las agencias, entre otros aspectos.

El proceso incluyó siete audiencias públicas, entre las cuales participaron los CEO de Google, Amazon, Facebook y Apple (GAFA) quienes negaron detentar posición monopólica y ejercer prácticas anticompetitivas.

«La economía digital se ha vuelto altamente concentrada y proclive a la monopolización. Diversos mercados investigados por el Subcomité —como redes sociales, motores de búsqueda y publicidad digital— están dominados solo por dos firmas. Las compañías investigadas por el Subcomité —Amazon, Apple, Facebook y Google— han capturado el control sobre los canales clave de distribución y funcionan como gatekeepers», sostiene el informe.

Además, allí se indica que «el dominio de las plataformas en línea genera costos significativos. Reduce las opciones de los consumidores, erosiona la innovación y el emprendedurismo en la economía de Estados Unidos, debilita la libertad y diversidad de prensa y socava la privacidad de los Americanos».

De las cuatro empresas investigadas, en esta nota de Bizberge se sintetizan algunos de los argumentos señalados en el informe en torno al dominio de Facebook y Google. La elección de este recorte se basa en el rol que estas empresas representan para la circulación del discurso público.

De izquierda a derecha los CEO del Gafa: Jeff Bezos (Amazon), Marck Zuckerberg (Facebook), Tim Cook (Apple), y Sundar Pichai (Google).

Facebook

El informe indica que Facebook detenta poder de monopolio en el mercado de redes sociales gracias a una serie de prácticas que incluyeron la adquisición de empresas competidoras. Eso, junto a la dinámica de efectos de red y el uso privilegiado de datos de los usuarios permitió a la compañía generar altas barreras de entrada para potenciales entrantes.

A partir de la información recolectada durante la investigación, el documento sostiene que Facebook adquirió a las empresas que consideraba una amenaza para mantener y expandir su dominio, utilizando la estrategia de «adquirir, copiar o matar a los competidores».

«Facebook ha tenido una inexpugnable posición en el mercado de redes sociales por casi una década, demostrando su poder de monopolio. El poder de monopolio de Facebook está firmemente arraigado y es poco probable que se vea erosionado por la presión competitiva de nuevos participantes o empresas existentes», afirma el documento.

Explica que «el mercado de redes sociales tiene altas barreras de entrada —incluyendo fuertes efectos de red, altos costos de cambio, y la significativa ventaja de Facebook sobre los datos— que desalienta cualquier competencia directa por otras firmas que ofrezcan nuevos productos y servicios. Facebook también ha mantenido y expandido su dominio por medio de una serie de adquisiciones de compañías que veía como amenazas competitivas y, selectivamente excluyó a los competidores de usar su plataforma para aislarse de presión competitiva. Todos estos factores han inclinado el mercado de las redes sociales hacia un monopolio».

En relación al poder de mercado —a pesar de que Facebook ha reiterado en diversas oportunidades que compite con una serie de firmas (YouTube, Twitter, Pinterest, Snapchat, entre otras) por la atención de los usuarios—, el informe concluye que «la posición de Facebook de que carece de poder de monopolio y compite en un mercado dinámico no se soporta con los documentos que produjo para el Comité durante la investigación. En cambio, las métricas de negocio internas de Facebook muestran que ejerce poder de monopolio».

El poder de Facebook se asienta en su participación en el uso y alcance por parte de los usuarios, así como en las altas barreras de entrada para los competidores. Acerca de lo primero, el informe sostiene que «solo la aplicación de Facebook tiene el tercer alcance más alto de todas las aplicaciones móviles, con 200 millones de usuarios en Estados Unidos, alcanzando el 74% de los usuarios de teléfonos inteligentes en diciembre de 2019. Facebook Messenger tiene el cuarto mayor alcance, con 183.6 millones de personas activas por mes, alcanzando el 54,1% de los usuarios de smartphones en Estados Unidos. Finalmente, Instagram tiene el sexto mayor alcance, con 119.2 millones de usuarios, alcanzando el 35,3% de los usuarios de smartphones».

El documento además detalla que la familia de productos de Facebook genera mayor atención de los usuarios. «De acuerdo con información de mercado interna de Facebook, sus usuarios pasan significativamente más tiempo en su familia de productos que en servicios con los que compiten».

En relación a  las barreras de entrada, el informe indica que «la participación de mercado persistentemente alta de Facebook no es discutible debido a las altas barreras de entrada que desalientan la competencia. Estas barreras de entrada incluyen sus fuertes efectos de red, los altos costos de cambio para los consumidores y las ventajas de los datos».

Sobre los efectos de red, el informe sostiene que Facebook compite más vigorosamente con sus propios productos —Facebook, Instagram, Whatsapp y Messenger— que con competidores reales.

En cuanto al uso de datos, el documento explica que Facebook mantiene su monopolio debido a una serie de prácticas de negocio anticompetitivas. «La compañía utilizó su ventaja sobre los datos para crear una mejor inteligencia de mercado para identificar amenazas nacientes y luego “adquirir, copiar o matar” a esas firmas».

«Una vez dominante, Facebook aplicó selectivamente sus políticas de plataforma en función de si percibía a otras empresas como amenazas competitivas. Al hacer eso, privilegió sus propios servicios mientras que debilitaba otras firmas. En ausencia de competencia, la calidad de Facebook se deterioró en el tiempo, resultando en peores protecciones de privacidad para sus usuarios y un dramático aumento en la desinformación en su plataforma», explica.

Google

En relación con Google, el informe del Comité Judicial sostiene que la empresa detenta una posición de monopolio en el mercado de búsquedas y publicidad. «Su posición de dominio está protegida por altas barreras de entrada, que incluyen sus datos por clic y consulta y las amplias posiciones predeterminadas que Google ha obtenido en la mayoría de los dispositivos y navegadores del mundo», indica.

Google mantuvo su posición de dominio en las búsquedas mediante tácticas anticompetitivas que incluyeron una agresiva campaña para socavar proveedores en búsquedas verticales.

«Google utilizó su monopolio de búsqueda para apropiarse indebidamente del contenido de terceros para impulsar sus ofertas, al tiempo que imponía restricciones de búsqueda para degradar a los proveedores verticales de terceros», explica el documento.

«Al capturar el monopolio general de búsquedas, Google ha privilegiado constantemente su página de resultados de búsqueda con anuncios y con contenido propio, al mismo tiempo que difumina la distinción entre anuncios pagados y resultados orgánicos. Como resultado de estas tácticas, Google ha estado desviando tráfico del resto de las web, mientras que las entidades que buscan alcanzar usuarios deben pagar a Google sumas crecientes por los anuncios», continúa el informe.

A partir del dominio en el mercado de búsquedas, Google se ha expandido en una variedad de líneas de negocio, es ubicuo en la economía digital, sirviendo como la infraestructura para productos y servicios en línea.

Otro modo en el que Google mantuvo su poder de monopolio en las búsquedas fue al requerir a los fabricantes de equipos que preinstalen el sistema operativo Android (que Google adquirió en 2006) y den status por default a sus aplicaciones.

«Por medio de Chrome, Google ahora posee el buscador más popular del mundo, una puerta de entrada a Internet que se ha usado para proteger y promover sus otras líneas de negocio. Desde Google Maps, Google capta el 80% del mercado de servicio de mapas de navegación, un insumo clave mediante el cual Google consolidó el control por medio de una adquisición anticompetitiva y que ahora le permite avanzar su posición en las búsquedas y publicidad. Y mediante Google Cloud, Google tiene otra plataforma central en la cual está invirtiendo fuertemente en adquisiciones, posicionándose para dominar Internet de las cosas, la próxima ola de tecnologías de vigilancia», detalla el informe.

Igualmente, plantea que «Google explota las asimetrías de información y monitoreo en tiempo real de los datos en los distintos mercados, los que —dada la escala de Google— le proveen prácticamente una inteligencia perfecta. En ciertas instancias, Google ha creado programas de forma encubierta para seguir más de cerca a sus competidores potenciales y reales».

«Cada uno de sus servicios proporciona a Google una gran cantidad de datos de usuarios, lo que refuerza su dominio en los mercados y genera una mayor monetización a través de anuncios en línea. Al vincular estos servicios, Google funciona cada vez más como un ecosistema de monopolios entrelazados», concluye el informe.

Informe completo del Subcomité Antimonopolio del Comité Judicial de la Cámara de Representantes de Estados Unidos

Avatar
Codehcom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *