Mozorov, el crítico de la tecnoutopía de los gigantes tecnológicos

En su nuevo libro, La locura del solucionismo tecnológico, el intelectual bielorruso Evgeny Morozov carga contra los peligros de Internet y el discurso tecnoutópico.

Hubo un tiempo en que Evgeny Morozov creyó en la revolución digital. Confió en el poder emancipador de la Red, en la abolición de las viejas jerarquías, en la emergencia de un paraíso horizontal más justo, en unas nuevas tecnologías capaces de alumbrar un mundo mejor. Le duró poco la fiebre. Fue a mediados de la década de los años 2000, en los días en que vio cómo los blogs y los mensajes de texto espoleaban la revolución naranja de Ucrania y el ­crowdfunding avivaba la campaña del candidato demócrata norteamericano Howard Dean. Poco tardó en darse cuenta de que las nuevas herramientas tecnológicas también podían ser usadas por los gobiernos para vigilar, generar propaganda y manipular la conversación en las redes. Fruto de estas reflexiones fue El desengaño de Internet (Destino, 2012), libro en el que se mostraba escéptico sobre la capacidad de las redes de ser instrumento de cambio político. Un escepticismo que se expande en su nuevo libro, La locura del solucionismo ­tecnológico (Clave Intelectual, 2015).

Desde hace ya varios años, Evgeny Mozorov viene publicando libros y columnas mensuales en distintos medios de Alemania, Italia, España y Estados Unidos que le han valido la atención de un público amplio y atento a sus reflexiones sobre el papel de la  tecnología en el mundo actual.

Conocedor puntilloso de los distintos adelantos y transformaciones que la era digital ha introducido en la vida de las sociedades de esta época, Mozorov no ha dejado de alertar con regularidad sobre las trampas y los peligros de la fantasía, no tan lejana, que alienta el pensamiento que cree posible, a partir de lo tecnológico, crear un mundo perfecto, sin fisuras.

¿Cómo terminará esta orgía perfeccionista?, se pregunta Mozorov en Las locuras del solucionismo tecnológico. ¿Realmente logrará algo? Allí sostiene que la promesa de perfeccionamiento eterno que hace Silicon Valley desgasta la capacidad humana de formular cuestionamientos a distintos temas de la sociedad, en principio porque rechaza la iniciativa de las personas para aportar en un mundo donde todo estará servido, regulado, cronometrado y vigilado.

«El objetivo de Silicon Valley –plantea Mozorov- de meternos a todos en una camisa de fuerza digital fomentando la eficacia, la transparencia, la certeza y la perfección –y eliminando, por consiguiente, sus contrapartes negativas: la fricción, la opacidad, la ambigüedad y la imperfección- resultará demasiado caro en el largo plazo. Por distintas razones ideológicas ese alto costo permanece oculto a los ojos del público, y así seguirá mientras nosotros, en esta búsqueda ideal del Edén de silicio, no examinemos radicalmente nuestro embelesamiento ante un conjunto de tecnologías que suelen meterse en la misma bolsa bajo la engañosa etiqueta de “Internet”.»

Este libro intenta explicar cuáles pueden ser los verdaderos costos de ese paraíso prometido y que, con ingenuidad, mucha gente lo acepta como una verdad irrebatible. Y propone una nueva mirada para trascender esa mirada y diseñar y utilizar la tecnología para satisfacer las reales necesidades humanas y cívicas del planeta.

Introducción del libro La locura del solucionismo tecnológico

Marcelo Valente
Marcelo Valente

Comunicador. Miembro de la redacción de Infogei. Coordinador General de Comunicación Institucional del Senasa (2004-2013), jefe de Prensa de la Secretaría de Ambiente de la Nación (2003-2004), director provincial de Prensa del Ministerio de seguridad de la Provincia de Buenos Aires (1996-1998). Integrante de Codehcom.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *