Mario hoy es territorio-vida

Desde mis 26 años empecé a trabajar con Mario, aunque lo conocí por su esposa, Amalia, a los 22. Estudiábamos con Amalia Ciencia Política y cuando no entendíamos algo Mario se sentaba a charlar con nosotras. Trabajé en dos equipos que él formó siendo diputado nacional y actualmente en el Instituto Nacional de Asciativismo y Economía Social (Inaes).  En el medio militamos «causas perdidas» como la deuda externa, el modelo de agroecología como reemplazo a lo transgénico y la economía social como salida al capitalismo.

Mario siempre tuvo una compulsión al trabajo. Todxs sus equipos trabajamos siguiendo su ritmo que era incansable. Casi obsesivo por lo perfecto. Encontrar soluciones a problemas grandes era su obsesión con los justos equilibrios político.

El día que asumió en el Inaes, ya sabiendo de mi militancia mapuche, me pregunto: ¿Querés venir conmigo a trabajar? Con la humildad de los que fueron generosos en la victoria me preguntó sin alardear, sin imponer, sin fagocitar. Sabía que yo planteaba la autonomía mapuche y el Estado Plurinacional. Pero aprendí con él que en política se define por la correlación de fuerzas y nos falta un tranco.

Durante los meses de esta gestión en reiteradas oportunidades dijo públicamente que había un pendiente en la política argentina que era recuperar la memoria de los pactos que el pueblo mapuche había hecho con el Estado argentino y la corona española. Dijo además que la economía social no sería completa en la Argentina si no nombrábamos y reconocíamos la economía indígena.  Por eso me encargó armar el Museo de la Economía Social con la preexistencia de nuestra economía.

Tengo mi padre vivo, pero Mario fue un maestro en lo laboral y fue un poco mi padre. Fue un compañero de causas justas y fue un maestro en mi vida.

En la lengua mapuche no existe la palabra muerte para las personas. Mapuluwün es hacerse territorio, es volverse territorio-vida. Hoy Mario se volvió territorio-vida. Desde mi pampa húmeda, en estos tiempos de la peste, en una madrugada presagio de primavera se levantó un tayl (canto sagrado mapuche) para que tu espíritu vuelva siempre compañero.

Veronica Azpiroz Cleñan
Veronica Azpiroz Cleñan

Mapuche, politóloga, integrante de la Comunidad Epu Lafken y de Codehcom.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *