Modos y formas de vida

Tal como dice Hugo Fiamberti en su Diario del Coronavirus, este virus no sólo está poniendo a prueba el capitalismo, también está cuestionando nuestra forma de vida y valores. Es cierto. Ni bien leí estas líneas las asocié con esa distinción que hace Diego Sztulwark en La ofensiva sensible (Caja Negra, 2019) entre modos y formas de vida. Según esta distinción, los modos de vida serían las maneras posibles de vivir tal y como las ofrece el mercado, listas para su consumo; mientras que las formas de vida supondría un cuestionamiento de automatismos y linealidades, incompatibles con los imperativos de adecuación respecto de la oferta posible.

«Del lado de los modos de vida —dice Sztulwark— quedaría un supuesto saber vivir; del lado de las formas de vida un no saber vivir, o un incesante aprender». Esta distinción, precisa Sztulwark, no son polos nítidos y excluyentes, pero capta dos direcciones: estandarización y singularización.

Regreso a Fiamberti, quien en su entrada del lunes 6 de abril —el día 18 del aislamiento social, preventivo y obligatorio— escribe: «Nunca el papel de la filosofía fue más relevante. En esta quiebra del espacio público es justo cuando el pensamiento se abre paso, cuando se crea el hueco necesario para reflexionar, el paréntesis para desacelerar y comprobar que la vida, si no es pensada, tampoco se vive. ¡Cuánto se habla de “volver a la normalidad”!. Yo no quiero ni volver, ni normalidad. Quiero cuestionarla, pensarla, inquirirla y juzgarla (en comunidad). La normalidad normaliza (lo terrible), es mediocre y limita. Que “volvamos” es lo que el neoliberalismo a través de sus operadores quiere: con miedo y la cabeza agachada».

Y a propósito del neoliberalismo, Sztulwark entiende que lo neoliberal no designa solamente un poder exterior, sino la voluntad de organizar los afectos y de gobernar las estrategias existenciales. «Llamamos neoliberalismo, entonces, a su maneras de hacer vivir».

La filosofía entendida como forma de vida adquiere una relevancia política. En última instancia, como plantea Sztulwark, la cuestión es la pregunta por la capacidad de inventar un vivir no-neoliberal.

Marcelo Valente
Marcelo Valente

Comunicador. Miembro de la redacción de Infogei. Coordinador General de Comunicación Institucional del Senasa (2004-2013), jefe de Prensa de la Secretaría de Ambiente de la Nación (2003-2004), director provincial del Ministerio de seguridad de la Provincia de Buenos Aires (1996-1998). Integrante de Codehcom.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *